Acá estás
Inicio > Reseñas > Eventos > AEX26 2018: La “A” ¿es por Animé?

AEX26 2018: La “A” ¿es por Animé?

Este pasado sábado 3 y domingo 4 de febrero se realizó la 26º versión de la AEX, conocida exposición de anime que se viene realizado hace rato en la Estación Mapocho. Como la bella Anime Expo no da prensa, la Vale (Valentine) y el Naxo (Keigen) se pagaron su entrada de día domingo como los mortales que son y este es el resumen que nos trajeron.


¿SIN ENTRADA? NO HAY DRAMA

La AEX ha tenido siempre la solución a tus problemas monetarios y de tiempo al dejar entradas a la venta los mismos días del evento. A mamarse la fila en la mañana para comprar y, como siempre, buscar sencillo, porque la AEX JAMÁS tiene vuelto. Todos los años la misma we@. Si no tienes sencillo, es tremendo show; al punto que son conocidos los casos de personas que se han quedado fuera por eso o querer pagar con tarjeta cuando no tiene sistema. HUE.

Cuando vas a un evento que lleva 26 versiones, de verdad esperas otro tipo de recibimiento. Si existe un panfleto que te dice todo lo que ocurrirá en el día, por favor entréguenlo en la entrada, como suele ser en otros lados. Pero acá, obviamente, tú te resuelves todo y tiene que buscarte lo que necesites.

 

¿MALO? NO

Cuando vas a un evento de este tipo es bueno ir acompañado, caminar en los pasillos de tiendas, ver a los ilustradores, disfrutar de las presentaciones y apreciar los increíbles trabajos de los cosplayers y cosmakers. Si en algo no falla la AEX es en ser un centro de reunión para los ñoños de Santiago y con fácil llegada (te maldigo Espacio Riesco). Pero… ¿qué más?

 

¿Y EL ANIMÉ?

Cuando ya llevas varias vueltas al sol y te has repetido el plato incontables veces, comienzas a ser más exigente con lo que recibes al usar tu dinero. AEX, del sumerio antiguo ANIME EXPO y traducido al shileno como CARRETE DE MONOS SHINOS o EXPO DE ANIMÉ es un evento que carece de su esencia natural. Trátenme de weon, pero es como si una empanada de QUESO no tuviera queso. Rica, buena la masa, al horno, bacán, pero ¿y el queso? ¿y lo que la hace ser lo que es?

Ningún ciclo de animé, ningún espacio informativo, ninguna ambientación de anime (salvo LA genkidama), de nuevo ningún espacio diseñado para los cosplayers, ningún invitado managaka, diseñador, ilustrador, etc., nada de A N I M É.

Porque, yapo, no vay a esperar que otro año más te vuelvan a salvar el evento los cosplayers, no seai patuo.

Pero, sí. Eso esperan.

Hasta la fecha, seguimos pagando 7 lucas, como las del confort, o más por ir a un edificio donde van otros ñoños y pasarla bien. PORQUE ESO ES. Si te quieres comprar una figura en alguna de las tiendas, pues vas a sus locales. Que estén en la AEX no los hace vender más barato y lo sabes.

Si quieres comer algo cercanamente a lo nipón, hay bastantes locales en la región, conocidos por lo bueno que son, y donde no tendrás que hacer una extensa fila para pagar y otra aún más lenta para que te den lo tuyo (1313).

 

LAS PRESENTACIONES SON LA LUZ

Si, lo son. Si algo nos sorprende hasta el día de hoy, es la capacidad del ser humano para usar su infinita imaginación. Representando intros, bailes, capítulos y escenas, los participantes dieron lo mejor de ellos mismos en el escenario, donde se lucieron sus trajes, su capacidad de actuar y encarnar a sus personajes favoritos.

Todo esto, sigue ocurriendo en un escenario que está de lado. Claro, de lado, o sea, no de frente al amplio galpón que es el Mapocho. Por alguna razón, nuestros aex amigos creen que es mejor que poca gente sepa lo que ocurre y que no se pueda ver de todos lados. Porque claramente no es un tema de audio o de animación (que esta versión si que dejó que desear), sino que de logística, de la cual carecen.  Sé que me voy en volá, pero es que ya son 26 versiones y uno espera que cada vez mejoren en vez de mantenerse y son detalles como esos lo que te hacen pensar si de verdad se esfuerzan. Lo que más me hace dudar de sus ganas, esfuerzo e intención es la capacidad de hacer funcionar las cosas fuera del escenario, porque no lo hacen.

 

PRIMERO, ya, la raja que haya una zona de juegos (que no tiene nada que ver con el animé, no son juegos de animés ni tampoco hay ambientación de la misma) donde puedas hasta incluso pegarle al Justo Baile, pero no hay gente guiándote, ni explicándote, ni ordenando, ni dirigiendo, ni nada.

SEGUNDO, la comida sigue estando ahí encima, al lado del escenario y, si te quieres alejar, te vas a los restaurants de ahí mismo que cobran 2 ojos y un hígado por un completo. Por suerte uno de ellos ofrecía servicio de custodia QUE NO ERA DE LA AEX. TERCERO, más allá del escenario y esos carteles genéricos de la Fresia chan soto (ja) no hay decoración ni nada. Podrían, como mínimo, poner carteles en los baños con dibujos de algún mono chino y generar discusión de porque son hombres y mujeres :v

CUARTO, si no es por el team de #ChibiMeiko y su bello stand de kimonos y ropa japonesa, todo seguiría siendo lo mismo. Tenían una rifa que te permitía acceder a juegos y la oportunidad de sacarte una foto con su bella vestimenta. ¡Genial! Pero no pueden dejarle esas cosas solo a los stands, la AEX debería ponerse con juegos y zonas para que el público participe del animé que no tienen y no tenga que ser frente a una pantalla necesariamente.

QUINTO y último, la guinda de la torta en cuanto a su organización fue la falla que tuvieron frente a la premiación del team de #SalironMoon que clasificó, pero que por hallarse en el baño y asilados del audio no pudieron recibir su premio y hacer valer su clasificación. Weon, que te cuesta mandar a alguien a buscarlos y decirles, si esto no es nah una lota pa ir tirando números al agua.

AEX, eres menos de lo que la gente quiere. Podrías ser el monopolio del ñoñerío si te pusieras las pilas. Pero en cualquier momento nacerá un espacio para los cosplayers, cómodo y barato y todo se te derrumbará. ¿En que momento dejaron de ser ñoños para ñoños?

Si, me voy en la densa. Estas cosas ya me cuesta aguantarlas y así me sentiré siempre hasta que no hagan los eventos como deben ser y comiencen a preocuparse del público más que de las lucas.

Comentarios

Comentarios

Top